0
Dolo

Negligencia del personal, responsabilidad empresarial

En el post anterior hablamos de las imprudencias ocasionadas por el personal de manera inconsciente, pero aun teniendo en cuenta la presunción de inocencia, en ocasiones el personal obra mal teniendo una clara intención de beneficio, es decir, deliberadamente.

Tenemos que partir de una base clara: nuestra plantilla está constituido principalmente por seres humanos, no máquinas. Por lo tanto, pueden cometer errores, incluso ciertas imprudencias producidas sin maldad alguna, difícilmente evitables en ocasiones. Pero, ¿qué sucede cuando esa persona obra mal conscientemente? Estamos refiriéndonos a cuando se comete una imprudencia sabida o realizando una actividad que obra en su favor, pudiendo perjudicar a la empresa, en la gestión y, lo que es aún más preocupante, llegando a responsabilidad penal, por entre otros temas fraude fiscal o protección de datos.

Hay una gran cantidad de factores externos por los que nuestro personal puede obrar de mala fe: falta de motivación en su puesto de trabajo, un beneficio económico adicional al de su salario o, incluso, una nueva oferta de trabajo en una empresa rival, reportando a cambio información valiosa de nuestra compañía. Es decir, una mala praxis o negligencia de nuestras trabajadoras o trabajadores.

Y aquí entra en juego otro término, el dolo, que se trata de una voluntad maliciosa de actuar en contra de una obligación contraída. En términos laborales nos referimos a la mala actuación del personal, aun sabiendo que constituye un mal para la organización.

En el caso de una desmotivación en el puesto de trabajo podemos establecer medidas de motivación, medidas relacionadas con la mejora de la gestión de los recursos humanos u otros incentivos, pero… ¿Qué podemos hacer en el resto de los casos?

0
charles

¿Por qué soy el culpable si el que actúa mal es mi personal?

Es evidente que en el desarrollo de una empresa intervienen una gran multitud de factores, factores que la mayor parte de las veces no se pueden controlar desde la dirección. Algunos de ellos son totalmente externos, como las actuaciones de nuestra clientela o los proveedores, la situación económica de los países donde se opera o, incluso, catástrofes naturales.

Sin embargo, hay otras acciones que, sin ser controladas por la dirección, guardan bastante relación con la empresa. Estos casos son, básicamente, los relacionados con el accionariado y el personal empleado de la empresa.
Hoy quiero hablaros de porque la empresa responde cuando nuestro personal obra mal (sin intención), a pesar de desconocer sus maniobras.

Llegados a este punto, es importante definir el término imprudencia: el personal empleado actúa imprudentemente cuando, de modo no intencionado, vulnera las actuaciones para las que estaba contratado. La Ley General de la Seguridad Social, en su artículo 115, divide este término en dos: imprudencia temeraria e imprudencia profesional.

La imprudencia temeraria es aquella relacionada con la asunción de riesgos innecesarios, es decir, cuando el personal empleado realiza su trabajo de una manera fuera de lo normal. Los ejemplos más básicos son el no de los equipos de protección de trabajo en aquellas zonas que se necesiten o el mal uso de artefactos, pudiendo perjudicarse a sí mismo o a los demás.

En cuanto a la imprudencia profesional, la podemos distinguir de la anterior en que esta es fruto del exceso de confianza, por parte del trabajador, de su actividad laboral. Esto resulta más habitual en aquellos trabajos monótonos, pudiendo provocar esto daños irreparables.

Un tercer tipo de imprudencia, no definida, es la simple, en la que el personal tiene fallos en los que hace peligrar la integridad debido al cansancio, despistes o distracciones.

Aunque cada una de las imprudencias tiene unas características, es evidente que todas ellas conllevan un riesgo para la persona que las realiza, el resto de personal y, en última instancia, para las instalaciones de la empresa.

Ahora bien, como empresa la pregunta es… ¿Qué podemos hacer para minimizar esas imprudencias? La respuesta, aunque evidente, no es sencilla.

0
Implantación y certificación ISO 50001

¿Por qué implantar un sistema de gestión de Eficiencia Energética?

Podríamos haber dedicado este post a hablar sobre los beneficios económicos y medioambientales que supone la eficiencia energética para las empresas, pero es ya algo conocido por todos.

Lo que es cierto es que son cada vez más las empresas que tienen certificado un sistema de gestión de la eficiencia energética basado en la norma UNE-EN ISO 50001:2011. Esto se debe a sus múltiples ventajas:

  • Cumplimiento legal, según el RD 56/2016, que obliga a las grandes empresas a realizar una auditoría energética anual, e implantación de medidas, o la certificación del sistema de gestión.
  • La implicación del personal en la mejora de la gestión económica y medioambiental.
  • Imagen de marca y reconocimiento social, de compromiso con el medio ambiente.
  • Ahorro de costes energéticos y reducción de emisiones de CO2.

Al igual que otros sistemas de gestión terminará siendo de “obligado cumplimiento” por sus beneficios a nivel de contratación pública y con proveedores, obtención de subvenciones y reducción de costes, provocando así una mejora de la competitividad, para cualquier tipo de organización, independientemente de su tamaño, sector o actividad.

Las diferentes Administraciones Públicas, conscientes de su importancia y necesidad, subvencionan en la actualidad la implantación y certificación de la ISO 50.001, con una ayuda de hasta el 40% en Extremadura y del 30% en Castilla y León.

Como dijo Charles Darwin “no es la especie más fuerte la que sobrevive, sino la que responde mejor al cambio”. Trasladándolo al ámbito empresarial, la comparación resulta clara: o actúas en consecuencia o estarás fuera del mercado.

1
Ahorro Energético

SUBVENCIONES DIRIGIDAS A LA MEJORA DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA EN EL SECTOR EMPRESARIAL DE CASTILLA Y LEÓN

Subvenciones destinadas a la mejora en la eficiencia energética tanto en las instalaciones de las industrias ubicadas en Castilla y León como de los edificios que pertenezcan a:

  1. Grandes empresas.
  2. Pequeñas y medianas empresas (PYME)
  3. Autónomos, agricultores y ganaderos a título principal, que no tengan la
    condición de sociedades de cualquier tipo o cooperativas.

Las actuaciones no podrán haberse iniciado antes de la presentación de la solicitud de subvención. El plazo para ejecutar las actuaciones finalizará el 2 de octubre de 2017.

Dos programas:

  • Programa 1.- Mejora de la Eficiencia Energética en el sector industrial.

sub_ee

La cuantía máxima de subvención no superará los 200.000 €, excepto en la Implantación de Sistemas de Gestión Energética basados en la norma UNE‐EN‐ISO‐50001, certificados por entidad acreditada, que no podrá exceder de 10.000 €.

  • Programa 2.- Mejora de la Eficiencia Energética en edificios.

sub_ee

Plazo de presentación: del 16 de enero al 28 de febrero de 2017

0
q calidad turistica, sistemas de gestion

Q de Calidad Turística, ¿por qué implantarla en mi empresa?

La “Q” de Calidad turística es una certificación otorgada por el Instituto de la Calidad Turística Española (ICTE) a aquellas organizaciones que han implantado un sistema de gestión según la norma de calidad turística correspondiente y han superado la auditoría por una entidad certificadora acreditada.

Obtener la “Q” no es un camino fácil, debido a sus elevadas exigencias, y por ello, aporta a las organizaciones que la obtienen PRESTIGIO, DIFERENCIACIÓN, FIABILIDAD, RIGUROSIDAD Y PROMOCIÓN. Su objetivo es asegurar la mejor experiencia turística posible, asegurando que la prestación del servicio es garantía de calidad, seguridad y profesionalidad.

Cualquier empresa turística española puede solicitar la certificación, siempre que su sector de actividad esté normalizado por el Sistema de Calidad Turístico Español.

Beneficios para las organizaciones certificadas:

  • La utilización de la “Q” a la hora de promocionarse, dando una imagen de alta calidad, excelencia en los servicios ofrecidos y diferenciación frente a la competencia. La mayor satisfacción de los clientes permite, a su vez, fidelizarles.
  • Para la renovación del certificado es necesario una mejora continua en la empresa
  • Optimiza la gestión y los recursos

Club Selección Palencia , el primer Gastrobar Tierra de Sabor de España, obtuvo la “Q de Calidad Turística en Restauración” en 2015 y este año se prepara para la primera auditoría de seguimiento, con el acompañamiento de aSb Soluciones.

Desde su certificación, Diego Pajares, gerente del Gastrobar, considera que “La gestión ahora es mucho más sencilla. Aunque conseguir la certificación fue un trabajo arduo, una vez formado el personal y adquiridos los hábitos necesarios ya no es necesario exigir una calidad en el local, ya la hemos interiorizado”.

La “Q de Calidad Turística” no sólo da prestigio e imagen, sino que también ayuda en la gestión óptima de los recursos, lo que supone una mejora de la rentabilidad.

Desde aSb Soluciones nos gusta poder ver cómo hemos ayudado en la mejora de la gestión empresarial de un restaurante con el encanto y el buen hacer de todo el personal de “Club Selección Palencia”, si vienes no te lo puedes perder, te sorprenderán seguro.

0
Ayuda al sector turístico

Subvenciones para apoyar y potenciar el sector turístico

Subvenciones con la finalidad de apoyar y potenciar el sector turístico, para elevar el nivel de las infraestructuras turísticas ubicadas en la Comunidad de Castilla y León y la prestación de servicios turísticos con mayor valor añadido a través del fomento de actividades de interés general.

Beneficiarios.

  1. Empresas turísticas, personas físicas o jurídicas privadas, titulares de establecimientos de alojamiento y de restauración, agencias de viaje y turismo activo.
  2. Agrupaciones de empresas turísticas
  3. Comunidades de Bienes.

Cuantía de la subvención.

Hasta el 85% de la inversión aprobada, con un límite máximo de 50.000€.

No serán subvencionables actividades de presupuesto inferior a 2.000€.

Límite ayudas mínimis (200.000€ en tres ejercicios)

El pago se realizará una vez se ha justificado, posibilidad de pago anticipado del 45,50% de las cantidades concedidas previa solicitud de los beneficiarios, con aval que cubra el anticipo y los intereses.

Plazos

Presentación: del 29 de junio al 18 de julio de 2016

Resolución: máximo de 6 meses desde la solicitud.

Ejecución: del 1 de enero de 2016 al 14 de agosto del 2017.

Justificación: hasta el 14 de septiembre de 2017.

 

0
Eficiencia Energética CyL 2016

Ayudas a la mejora de la Eficiencia Energética del Sector Industrial

Ayudas, mínimo 10% y máximo 30%, para la realización de actuaciones que supongan una mejora en la eficiencia energética en las instalaciones de las industrias ubicadas en Castilla y León.

Las pueden solicitar:

  • Empresas del sector industrial
  • Autónomos, agricultores y ganaderos a título principal
  • Se excluyen las empresas de la industria extractiva energética, de refino de petróleo, combustibles nucleares y generación, transporte y distribución de energía eléctrica.

Para:

  • Sustitución de equipos consumidores de energía por otros que generen un ahorro energético o mejoren la eficiencia energética (calderas, quemadores, bombas de circulación de fluidos, cámaras frigoríficas, instalaciones de producción de frío industrial, ventiladores, compresores, motores eléctricos, hornos, secaderos, prensas, cortadoras, taladros, sierras, y otros equipos auxiliares de los procesos productivos que consuman energía).
  • Instalación de recuperadores de efluentes térmicos.
  • Sustitución y/o instalación de sistemas de control de variables energéticas.
  • Implantación de Sistemas de Gestión Energética basados en la norma UNE-EN-ISO-50001, certificados por entidad acreditada.

Plazo máximo de presentación el 15 de julio de 2016.

2
Sistemas de Gestión Seguridad y Salud Laboral

Ayudas Implantación Sistemas de Gestión

La implantación y certificación de un sistema de gestión de seguridad y salud laboral según la norma OHSAS 18001 permite a las empresas demostrar, a través de la evaluación objetiva, que cuentan con un Sistema documentado y estructurado de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo, aportando otros beneficios como la reducción de la siniestralidad, la mejora de la imagen, clima laboral…

La Junta de Castilla y León dentro de las líneas de ayudas para la prevención de riesgos laborales, incluye la implantación y certificación, para iniciales o renovación, las cuales subvencionan el 60% de los costes.

Las beneficiarias son empresas de menos de 50 trabajadores y trabajadoras en plantilla y tener un centro de trabajo en Castilla y León.

El plazo de presentación de solicitudes termina el próximo día 16 de mayo.

 

 

 

0

Edición 2015 de la norma ISO 9001

Esta nueva edición de la norma, difiere en mucho, de la edición anterior de la norma del año 2008.

Quizá el cambio más vistoso, es la propia estructura de la norma, que pasa de 8 a 10 puntos, totalmente integrable con la nueva edición de la norma ISO 14001, y con la próxima ISO 45001 (que sustituirá a la actual OHSAS 18001) ya que disponen de la misma super-estructura.

Revisando la norma y comenzando con el apoyo a la implantación de esta nueva versión en diferentes organizaciones, 3 de las principales modificaciones nos parecen de especial interés:

  • Liderazgo: es sabido que ni la calidad, ni cualquier otra innovación o sistema se pueden incorporar a la gestión de la empresa sin la implicación de la dirección en la misma
  • Subcontrataciones: un mayor control de las subcontrataciones, ¿la empresa a la que subcontratamos un trabajo está capacitada para hacerlo? ¿y la persona que lo ha realizado? parece de sentido común
  • Gestión de Riesgos: En enfoque basado en riesgos de esta nueva edición de la norma, es desde nuestro punto de vista, muy interesante desde el punto de vista de la gestión de la empresa u organización, al identificar tanto los riesgos importante  e identificar las medidas de contingencia en ese caso.

Poco a poco iremos profundizando en cada uno de los apartados de esta nueva edición de la norma

Alicante, 11 de marzo de 2016